La ciencia de “The Martian” ¿mito o realidad?

En 2015 se estrenó una de las películas más aclamadas por el público y la crítica. El largometraje cuenta la vida de un astronauta, protagonizada por Matt Damon, que se ve obligado a vivir en Marte con la única ayuda de su ingenio y muy pocos recursos. Pero, ¿científicamente es realista lo que sucede?

AVISO DE SPOILERS

The Martian es una película llena de aciertos y fallos. Pero su mayor fallo está en el principio de la historia. El conflicto de la película cinematográfica es una intensa tormenta con vientos de 160km/h. Vemos que se trata de una tormenta brutal, levanta piedras y provoca destrucción a su alrededor. La escena es totalmente loable si eso ocurriera en la Tierra. Sin embargo, la atmósfera de Marte sólo tiene el 1% de densidad que la de la tierra. Así que, aunque el viento podría alcanzar esa velocidad, tendría una fuerza apenas comparable a la de una suave brisa, por lo que no provocaría esos daños. Podemos dejar a un lado este detalle si nos centramos en que, sin él, nos quedamos sin argumento. Hay que mencionar que la historia ocurre en 2035, apenas 20 años menos en el futuro. La nave Hermes que conduce la tripulación funciona por su propia gravedad y cuando una parte de la misma queda sin funcionamiento provoca un efecto que es comparable al de la gravedad en la tierra y por consiguiente, el cuerpo humano no expone a la microgravedad mucho tiempo. Este efecto se da debido a que dentro de un entorno de microgravedad el cuerpo humano se va deteriorando poco a poco.

En la actualidad esta nave está muy lejos de la realidad para diseñar ahora mismo, dado que se parece más a una nave de lujo mientras que el objetivo de la misión es que la tripulación llegue en perfectas condiciones al planeta. Además, la gravedad llama la atención porque Marte contiene la tercera parte de la gravedad del planeta Tierra, esto provoca que el astronauta se desplace con más ligereza. Mientras que en realidad se moverían con pequeños saltos en vez de caminar normal. En cuanto a los paisajes del planeta están bien representados, nos encontramos con lugares como el Monte Olimpo: el mayor volcán del Sistema Solar con 20 kilómetros de altura. El siguiente aspecto es la manera de obtener agua en Marte, ya que el protagonista usa la hidrazina, un combustible para cohetes para después quemar el hidrógeno con oxígeno y finalmente, crear agua. Otra forma de hacer agua era haberla extraído del suelo, permafrost (es la capa del suelo que está congelado permanentemente) que contiene agua alrededor de un 5% en Marte.

Otra de las cuestiones es el cultivo de patatas en Marte, hecho perfectamente posible, que de no haber sido por el viaje que le dieron en la película no hubieran conseguido llegar vivas. No obstante, se habrían echado a perder por el paso del tiempo y no hubiera sido posible cultivar más. Para su cultivo haría falta un fertilizante, pero los desechos humanos no serían los más aconsejables. La Mars Pathfinder es la nave que llevaba el primer rover de la NASA y en la película observamos que Watney usa para comunicarse con la tierra después de desenterrarlo. Pero ¿es cierto que se encontrara cubierto en metros de arena? Cuando se perdió el contacto con el aterrizador en 1997, Watney llega en 2035, por consiguiente son 28 años en Marte y la arena se habría acumulado pero quizá no con tanta cantidad. Otro tema curioso es la comunicación, para ello se utiliza una cámara Pathfinder con la que los mensajes no se trasnmiten con tanta rapidez (pero ya sabemos que eso a Hollywood ni le va ni le viene) pero sí funcionaría. Sin embargo, los astronautas no saben que su compañero está vivo, mientras que en la tierra todos conocen a Watney, y ellos no tienen ni la menor idea porque todo se emite por el control de misión de Houston. La realidad no es así, dado que los tripulantes de la nave se pueden comunicar por correo o redes sociales.

Otro aspecto es el tiempo del viaje hasta el lugar de aterrizaje de Ares 4 y de la maniobra que permite a la nave Hermes regresar a Marte antes de que se quede sin comida. Para acortar el tiempo aprovecha la gravedad para aumentar la velocidad de la nave, además permite minimizar la cantidad de combustible necesaria. Por otra parte, el contra es que la nave pasa mucho tiempo en el interior del Sistema Solar, más cerca del Sol que de Venus y no soportaría tanto nivel de radiación. Por último, mencionar el rescate de Watney con la idea de aligerar la masa del cohete para alcanzar el espacio y parece que el cohete se vaya a caer a trozos durante el vuelo. Es probable que Watney sobreviviera pero la maniobra que usa cuando ya está en el espacio y pincha su traje para impulsarse pero no tendría suficiente impulso y apenas tendría unos minutos de vida.

En suma, The Martian es una película muy recomendada por todo lo comentado anteriormente aunque tenga pequeñas objeciones científicas que a penas se nota la diferencia. Menos por la intensidad de la tormenta, que con efectos logrados por la industria de Hollywood hacen que sea casi insalvable escapar de ella. Desde aquí si has leído este análisis y te ha gustado te invito a verla o si ya la has visto pero no te habías dado cuenta de estos detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s